Menú Cerrar

Un Gran León en una Pequeña Jaula

La emasculación también ocurre en el matrimonio. Las mujeres a menudo se sienten atraídas por el lado más salvaje de un hombre, pero una vez que lo han atrapado, se acostumbran a la tarea de domesticarlo. Irónicamente, si él cede, la resentirá por eso, y ella a su vez se preguntará a dónde se ha ido la pasión. La mayoría de los matrimonios terminan allí. Una mujer cansada y solitaria me preguntó el otro día: «¿Cómo hago para que mi esposo cobre vida?» «Invítalo a ser peligroso», le dije. «¿Quieres decir que debería dejar que tome la motocicleta, verdad?» «Sí.» Ella retrocedió, la decepción en su rostro. «Sé que tienes razón, pero odio la idea. Lo he domesticado durante años».
Piensa en ese gran león grande en esa pequeña jaula. ¿Por qué pondríamos a un hombre en una jaula? Por la misma razón, pusimos un león allí. Por la misma razón que pusimos a Dios allí: es peligroso. Parafraseando a Dorothy Sayers, también hemos recortado las garras del Cachorro de León de Judá. Un hombre es una cosa peligrosa. Las mujeres no comienzan guerras. Los crímenes violentos no son en su mayor parte cometidos por mujeres. Nuestras cárceles no están llenas de mujeres. Columbine no era el trabajo de dos chicas jóvenes. Obviamente, algo salió mal en el alma masculina, y la forma en que hemos decidido manejarlo es eliminar esa naturaleza peligrosa … por completo.

¿Quieren más? Obtenga su copia de Salvaje de Corazón hoy:

Salvaje de Corazón (eBook)

Dios diseñó al hombre para arriesgarse, dice John Eldredge. Si no, mire los sueños y anhelos escritos en el corazón de todo muchacho: Ser héroe, ser guerrero, vivir una vida de aventura y riesgo…

Categorías: , Etiquetas: ,

Descripción

Dios diseñó al hombre para arriesgarse, dice John Eldredge. Si no, mire los sueños y anhelos escritos en el corazón de todo muchacho: Ser héroe, ser guerrero, vivir una vida de aventura y riesgo. Tristemente, la mayoría abandona esos sueños y anhelos… con la ayuda de un cristianismo que al parecer solo lo presiona a ser «un buen chico». No en balde muchos hombres evitan la iglesia, y los que no a menudo son pasivos y en extremo aburridos. En este provocativo libro, Eldredge ofrece a las mujeres una mirada al verdadero corazón del hombre, y permite a los hombres ser lo que Dios quiso que fueran al diseñarlos: arriesgados, apasionados, vivos y libres.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Salvaje de Corazón (eBook)”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Deja un Comentario